Cerrado el Laboratorio de Aena que vela por la seguridad de las operaciones de aterrizaje y despegue de aeronaves.

B1CdvwXCUAAmoA5
La decisión incumple una Instrucción del propio Ministerio, concretamente la número 31 de la Subsecretaría de Fomento, de 10 de octubre de 2012.

El proceso para la privatización de Aena diseñado por Lazar y N+1, en el que el Ministerio de Fomento trabaja desde hace dos años, ha supuesto un ERE de 1.200 trabajadores, fuertes subidas de tasas, el cierre parcial de aeropuertos, y el recorte en difentes servios, todo para «poner en valor» la empresa.

A finales del pasado mes de enero ha sido cerrado el Centro de Trabajo del Laboratorio de Aena, sito en el recinto aeroportuario de Madrid-Barajas, y trasladado su personal a las oficinas que la entidad tiene en el Edificio La Piovera Azul, calle Peonías, 12, Madrid.

Dicho Laboratorio presta servicio en materia de pavimentos, a todos los aeropuertos de la red de Aena, realizando entre otras actividades, evaluaciones con equipos y personal especializado, de la capacidad resistente de las pistas y sus características antideslizantes (tan importantes para la seguridad de las operaciones de aterrizaje), y velando por el cumplimiento de las recomendaciones y normas internacionales y de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Dicho trabajo, desarrollado en más de 50 años de existencia, incluyendo una estimable labor de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i), ha conferido al Laboratorio de Aena un reputado nivel de referencia en el sector, a nivel nacional e internacional.

Dicho cierre y traslado pone en riesgo la continuidad de tan importante actividad, al empeorar notablemente las condiciones en que se ha de desarrollar la misma en su nueva ubicación (con características puramente de oficina), alejada de los equipos de medida (lo que dificulta el control sobre su estado y la consiguiente fiabilidad de las medidas que realizan) que, a su vez, han sido trasladados a otro recinto que reúne peores condiciones que las anteriores, entre otras que se encuentran a la intemperie, frente a su ubicación en naves cerradas protegidas en que anteriormente estaban .

Ni la empresa ni el Ministerio de Fomento han justificado satisfactoriamente la citada decisión, pese a habérselo requerido sus trabajadores a través del Comité de Empresa, por escrito, en repetidas ocasiones. Ante estos hechos, que ponemos en conocimiento de la opinión pública, denunciamos que:

1- La decisión incumple una Instrucción del propio Ministerio, concretamente la número 31 de la Subsecretaría de Fomento, de 10 de octubre de 2012, en materia de racionalización de los gastos de funcionamiento del Ministerio de Fomento, en lo que se refiere al apartado 1.2 “Supresión de alquileres o rebaja en el precio”:“Siempre que sea posible, se procederá al traslado de unidades administrativas, tanto de los servicios centrales como de los periféricos que en la actualidad ocupan inmuebles en arrendamiento, a otros que sean propiedad de la Administración General del Estado”, ya que el Edificio Laboratorio de Aena es propiedad de la Administración y el de La Piovera se ocupa en régimen de arrendamiento.

2- La empresa mantiene el edificio, patrimonio de todos, en situación de semi-abandono, con el consiguiente deterioro que ello supone, de sus instalaciones, en lugar de realizar un estudio serio de la mínima inversión que supondría acondicionarlo con objeto ser aprovechado a su máxima capacidad y obtener así un importante ahorro en concepto de arrendamiento.

3- Por el contrario, la empresa y el Ministerio ponen en riesgo de desaparición, un Laboratorio que ha demostrado su prestigio y utilidad para mantener las pistas de los aeropuertos en condiciones óptimas de seguridad, y que ha contribuido a acrecentar la I+D+i en nuestro país.

4- En los diez meses de actividad en la nueva ubicación no se ha demostrado mejora alguna, más bien al contrario, en cuanto a eficacia, eficiencia, ni operatividad, respecto a la situación anterior, con lo que el resultado de la decisión es claramente perjudicial para Aena y, en consecuencia, para nuestros aeropuertos, con una muy probable peligrosa afección al Sistema de Gestión de Seguridad Operacional y a la Certificación de la Operación en los aeropuertos españoles.
Entendemos que esta actuación se enmarca en el proceso de desmantelamiento llevado a cabo por la actual cúpula directiva de Aena, por orden del Gobierno, dentro del proceso privatizador que consideramos un robo de lo que es de todos y una estafa a la ciudadanía.